Manialtepec, la laguna que brilla

5186_blog_manialtepec_la_laguna_que_brilla.jpg
Septiembre | 2018

En los alrededores de Puerto Escondido, Oaxaca, se encuentra uno de los centros turísticos más impresionantes de México, la laguna luminiscente de Manialtepec. 

En este ecosistema, que abarca jungla y manglares (principalmente rojos y blancos), es posible encontrar una rica diversidad de flora y fauna. 

Desde la pequeña comunidad de las Negras o del muelle de San José Manialtepec parten los paseos hacia la laguna. Al realizar el recorrido, en lancha o kayak, se pueden avistar varias especies de aves como cigüeñas, garzas y pelícano gris; también se ven tortugas, iguanas y serpientes que suelen encontrarse entre las raíces de los árboles. No faltan diferentes especies de peces como la mojarra, el robalo y la lisa, así como anfibios y mamíferos. 

Abundan las tichindas, unos pequeños moluscos que viven en las aguas de estos manglares y que forman parte de la cocina de la región, pues son un ingrediente común en caldos, frijoles molidos, chileatoles, ceviches y tamales.

Manialtepec proviene del náhuatl y significa lugar de los lagartos. 

Al caer la tarde en esta hermosa laguna tiene lugar un fenómeno que colma la vista de los turistas y que deja boquiabierto a más de uno: la bioluminiscencia.

El brillo que emite el agua se debe a la presencia de organismos llamados dinoflagelados y que se encuentran sobre las plantas y algas marinas de esta laguna que sirven de alimento a estos micro organismos. Al agitar el agua con los remos o al nadar se activa este peculiar brillo.

Además de este paseo se puede ir a Bocabarra, una barrera natural de arena de mar que delimita al Océano Pacífico y a la laguna. La playa se conoce como Puerto Suelo y se puede descansar ahí.

El brillo de la laguna y su cercanía con Puerto Escondido, Oaxaca, tan sólo a 15 minutos, hacen de Manialtepec un paseo que muchos no se quieren perder para admirar una más de las maravillas de México.