Los totonacas reconocidos por las Naciones Unidas

Octubre | 2018

Los totonacas poseen una cultura propia que los hace únicos y que, como pocas, tiene varios reconocimientos de las Naciones Unidas. 
La ONU incluyó a la zona arqueológica de Tajín como Patrimonio de la Humanidad, también le dio el Escudo Azul y la inscribió en el Registro Internacional de Bienes Culturales bajo su protección. La ceremonia ritual de los Voladores de Papantla fue declarada por la UNESCO como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad y la misma organización incluyó al Centro de las Artes Indígenas (centro de enseñanza-aprendizaje Totonaca) en la Lista de Mejores Prácticas de Salvaguardia de Patrimonio Cultural Inmaterial. Conoce más de esta cultura.

Antes de la llegada de los españoles en 1519, los totonacas habían construido varias ciudades, como Cempoala, Papantla y El Tajín. Esta población habita actualmente en los estados de Veracruz, Puebla e Hidalgo.

La zona arqueológica del Tajín, cercana a Papantla, Veracruz fue el principal asentamiento de los totonacas. Tajín era considerado el dios del trueno o de la lluvia y también se le conocía como Aktsini.

La pirámide de los nichos es considerada una de las edificaciones más importantes de la época en Mesoamérica. Los 364 nichos que tiene representaban el calendario solar de los totonacas algo sorprendente para su época.

Cempoala fue el primer estado totonaco que visitó Hernán Cortés en su paso hacia la capital azteca de Tenochtitlán. 

Los totonacas practicaban la escultura, en los relieves de las canchas de pelota se puede apreciar el trabajo que realizaban. Sus artesanías características fueron las caritas sonrientes, las palmas y los yugos

Las danzas tradicionales son representativas de la cultura totonaca. En el Totonacapan se han registrado cerca de 20 danzas, entre ellas destaca la de los “Voladores de Papantla” declarada por la UNESCO como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad.

El CAI (Centro de las Artes Indígenas) se localiza en Papantla, Veracruz y el nombramiento de la UNESCO es un ejemplo mundial sobre los derechos culturales de los pueblos indígenas, ya que lo reconoce como una institución conceptualizada, que fue creada y desarrollada, por el pueblo Totonaca, para mantener su cultura.