Fosas prehispánicas en la Ciudad de México

Agosto | 2018

Por el sur de la Ciudad de México se hallaron vestigios de una población que existió hace 2,500 años, antes de la llegada de los mexicas. 
Alguna de las sorpresas es que revela los conocimientos que tenían estas comunidades sobre la obstetricia. Te contamos más:

El descubrimiento se hizo en un predio de la colonia La Otra Banda, al sur de la Ciudad de México. Está muy cerca de Ciudad Universitaria, en la escuadra que forman el Eje 10 Sur y las avenidas Insurgentes y Revolución.
En el predio se hacen excavaciones para construir un edificio de condominios. Y se han encontrado cuatro estratos históricos distintos.
En el estrato superficial hay restos de una casa rural de fines del siglo XIX. Se hizo con adobe y tepezil. También hay restos de municiones de una batalla que en 1914 libraron carrancistas contra zapatistas.
Más abajo hay cimientos de habitaciones del siglo XIX. Después no hay vestigios de asentamientos, quizá por las actividades volcánicas, que hicieron el espacio poco idóneo para construcciones.
Pero más al fondo están las verdaderas maravillas. Son 26 fosas que, según los especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia, corresponden a los periodos Formativo Medio y Formativo Tardío: del 700 al 200 a.C.
Estas fosas sugieren la existencia de una aldea en la que se realizaba actividades especializadas. Y que existieron mucho antes de la llegada de los mexicas a la región.
Las actividades que se realizaban ahí podrían ser de cuidados de parto. Se encontraron baños de vapor con hierbas, que hacen pensar en cuidados perinatales, de los que queda un semicírculo formado por cantos rodados y basaltos pegados a la pared.
También hay figurillas de mujeres embarazadas y niños. Son 130, y tienen pigmentación roja, amarilla y negra en el rostro, cuello, vientre, ombligo, manos y piernas de los personajes.
Y entierros de niños, no mayores de un año. Uno de ellos tenía una cuenta de piedra verde en la boca. También había una mujer adulta. Y hasta los restos de un perro.
Los trabajos de rescate e investigación los encabezan Antonio Balcorta Yépez y Montserrat Alavez Ortúzar, expertos de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH, quienes han invertido cuatro meses de trabajo hasta llegar a este nivel de excavación.
¿Qué otras maravillas crees que podrán encontrar en este lugar?