De miedo, el charro negro

Guerrero, Hidalgo, Michoacán, Morelos

Octubre | 2018

En los pueblos rurales mexicanos del centro y el sur como Hidalgo, Morelos, Michoacán y Guerrero, todavía cabalga por las noches, en un caballo azabache, un hombre alto, de traje negro y sombrero de ala ancha.

Con los hombres conversa amablemente, a las mujeres las seduce. Los arrieros dicen que este Charro Negro acompaña a los viajeros durante las cabalgatas nocturnas.

Se dice que es el Diablo, porque cuando salta una iglesia en el camino, él desaparece. También se dice que a algunas personas les ofrece una bolsa con dinero. La mayoría no lo aceptan. Quienes lo hacen, después caen en desgracia, como castigo por su codicia.

Si quien se encuentra con el Charro Negro es una mujer, éste la invita a montar en su caballo. Cuando ella acepta, descubre con horror que no puede bajarse. Entonces el Charro Negro emprende la marcha y se aleja, junto con la mujer, con rumbo desconocido. A ella no se le vuelve a ver más.

Se dice que detrás de la leyenda del Charro Negro se encuentran mitos huicholes. Identifican al Charro Negro con personajes criollos que pervirtieron su cultura con dinero, ganadería y técnicas agrícolas que amenazaban sus costumbres.